Sierra de San Vicente

Introducción

   La Sierra de San Vicente, de donde procede el nombre de la comarca, se encuentra en el noroeste de la provincia de Toledo. Tiene una altura de 1331 metros, y se extiende desde el río Alberche, en la zona de Escalona, hasta el valle del Tiétar y límite de Ávila , por Buenaventura.

   La comarca de la Sierra de San Vicente tiene una fisionomía típicamente serrana, con predominio de encinas, robles y alcornoques, aunque en las zonas llanas y orillas de los ríos se pueden encontrar olivos, vides, hortalizas, tabaco, algodón,... Además cuenta con una importante cabaña ganadera, predominando las ganaderías bovina y ovina.

   En la composición de la comarca de la Sierra de San Vicente pueden distinguirse históricamente tres zonas de influencia. Lo que fue el Estado de Escalona, en los tiempos de don Álvaro de Luna, marca la parte de la comarca que comprende las poblaciones de Hormigos, Almorox, Paredes,... La zona más abrupta y serrana queda bajo lo que fueron los dominios del marquesado de Navamorcuende. Por último la tercera zona, conocida como la Campana de Oropesa, corresponde a las inmediaciones de Navalcán.

   El origen del nombre de Sierra de San Vicente se debe, según la tradición, a la existencia de una cueva en dicha sierra en la que vivieron los hermanos Vicente, Sabina y Cristeta, que procedentes de Talavera de la Reina y huyendo de Daciano, pretor romano, se instalaron en dicha cueva. Posteriormente fueron mártires en Ávila, donde están enterrados en la iglesia de San Vicente.


Clima

   Se trata de una comarca que tiene su propio microclima. En principio, el clima es el característico de la zona central de la península, pero al estar situado geográficamente al mediodía de la sierra de Gredos, y debido a su propio relieve, el clima se ve suavizado; de modo que no suelen darse fríos extremos en invierno, y en verano puede disfrutarse de temperaturas agradables.


Flora

   La flora de la Sierra de San Vicente la componen principalmente las encina, robles y alcornoques; aunque también es una zona bastente rica en cistíneas como jara, jargón, jarguna,... que suelen aparecer agrupados y ocupando grandes espacios. Además no pueden olvidarse otras variedades también muy extendidas como álamos, frutales, retamas, cereales, olivates y viñedos.


Caza y Pesca

   La caza y la pesca son también dos actividades que en la Sierra de San Vicente se dan con bastente frecuencia. La mayoría de los pueblos tienen acotados sus términos para la práctica de la caza menor. En la caza menor pueden encontrarse especies como el conejo, liebre, perdíz, paloma, tórtola y zorzal; mientras que en caza mayor abundan el jabalí y el venado. La pesca puede practicarse tanto en el río Alberche como en otros ríos de la sierra, así como en los distintos embalses de la comarca. Entre las especies más frecuentes se encuentran bogas, carpas y lucios, aunque en algunos parajes puede encontrarse también la trucha.


Artesanía

   La actividad artesanal se presenta en distintas variedades en la comarca de la Sierra de San Vicente. Los bordados de Navalcán, emparentados con los de Lagartera aunque con identidad propia, pueden ser considerados como el estandarte de la artesanía de la comarca, que además cuenta con otras labores como la cerámica de Sartajada, las tallas en madera de Almendral de la Cañada, Hormigos y otros pueblos, la forja en Cervera y Cardiel ,...


Gastronomía

   En la comarca de la Sierra de San Vicente se producen una gran variedad de derivados del cerdo, así como conservas, vinos, aceites y miel. Por lo tanto, la gastronomía comarcal se ve claramente influenciada por dichos productos.

   Entre las características gastronómicas comarcales podemos encontrar distintos salmorejos cuya base principal son los hígados, aunque también se pueden disfrutar de otros manjares como las patatas en puchero, el cocido con aliño, las orejas a la salsa, las migas al picatoste, y la chanfaina entre otras. Además podemos encontrar distintos guisos y asados de cerdo y cordero. Entre los postres merecen especial atención las flores, los cortadillos y el arrope .

   La gastronomía local se presenta de modo muy variado, El Real de San Vicente y Aldea en Cabo ofrecen sopas de salmorejo; Cardiel de los Montes, cocido en lumbre de paja, judías con oreja y chorizo, conejo al ajillo y cabrito a la caldera; Almorox, níscalos; Navamorcuende, cochinillo y cabrito al ajillo; Navalcán, potaje y cocido; Cervera de los Montes, sopas de ajo, morteruelo y gachas; Mejorada, cordero a la caldereta y gazpacho; y en La Iglesuela, cuchifrito.